Sobre mí

Me llamo Ana María. Soy licenciada en Pedagogía por la UB y Técnica Superior en Educación Infantil. Cursé un Master en Pedagogía Sistémica y un Postgrado en Atención Socio Educativa a niñ@s pequeñ@s y familias, además de diversas formaciones relacionadas con la psicomotricidad infantil, la expresión corporal, el acompañamiento emocional,… Para más información, aquí está mi currículum.

Mi mayor experiencia en el mundo de la pequeña infancia me la otorga los casi quince años de trabajo en el mundo de la Educación Infantil en la etapa de 0 a 3 años, dentro del entorno de las Escoles Bressol Municipales de Barcelona como maestra. He tenido la suerte de trabajar en ámbitos enormemente enriquecedores a nivel pedagógico al lado de compañeras y compañeros de profesión fascinad@s por el mundo del 0-3 (tal y como lo llamamos en nuestro ambiente laboral) y comprometid@s con el acompañamiento a las familias en los primeros años de crianza compartiendo la responsabilidad de cuidar de otros seres humanos, en este caso, los más pequeñ@s.

Porque de eso se trata: de cuidar. Responsabilizarse del bienestar de otr@, respetando sus ritmos y atendiendo a sus necesidades, acompañando en los descubrimientos del día a día y acogiendo sin juzgar los avances y dificultades que conlleva el proceso de crecer y los mecanismos de aprendizaje. Y es por eso que para mi la urgencia radica en un análisis profundo de cómo estamos haciendo las cosas, de cómo estamos criando a los más pequeñ@s para que esa responsabilidad no se convierta en un lugar lleno de dudas e inseguridades. El ritmo trepidante del día a día impone unas formas de hacer y unas metodologías que afectan al cuidado de las criaturas y a la manera que contemplamos sus procesos de desarrollo. Estas nuevas “exigencias” sociales y culturales dificultan una atención basada en la armonía respetuosa del ir superando etapas de maduración, en la observación y detección de dificultades y en el acompañamiento a familias cada vez más superadas por la cotidianidad.

Cuando comencé a dar forma a “La Matricaria” como un espacio de encuentro para la reflexión y el debate sobre temas de infancia y de crianza, quisé introducir el tema de la muerte gestacional y perinatal también como elemento a tener en cuenta. Fuí consciente que en todos los años de experiencia dentro del entorno de la educación y acompañamiento a criaturas y familias, nunca había surgido como tema a tratar. De hecho, ni yo misma como profesional lo había tenido en cuenta hasta que la vida me hizo vivenciar esta experiencia en primera persona.

El tema de la muerte gestacional y/o perinatal es el “gran olvidado”, del que no se habla pero que subyace de manera sutil en muchos aspectos del día a día para muchas personas y familias. Porqué la pérdida de una criatura durante el embarazo, el parto o al poco de nacer también es un tema que tiene que ver con la crianza, con los procesos de maternidad y paternidad. Es un asunto que en general se silencia, tanto en ámbitos relacionados con el mundo de la pequeña infancia, en entornos hospitalarios y sus profesionales, y en general en una sociedad cada vez más “incapacitada” a la hora de hablar de la muerte, y mucho más de la muerte “temprana”…, la que “no toca”…

Al final se trata de crear espacios de reflexión y de debate, de construir juntos entornos de pensamiento que den confianza y empoderen tanto a familias como a profesionales.

Porque al final se trata de criar y de cuidarnos en nuestras pérdidas y duelos, no sólo las físicas, sino también aquellas que forman parte de los procesos de ir “dejando ir”, de ir superando etapas…

Una tarea que el ser humano lleva haciendo hace miles de años…

Anuncios