Historia 1: Los ombligos del mundo

IMG_3277

La playa está tranquila y el atardecer se deja acunar por las olas del mar. El sol se va despidiendo renunciando poco a poco a la estela luminosa que rasga la arena. Y a lo lejos, un niño camina lentamente con la mirada fija en la orilla.

Su cuerpo desnudo descubre la imperfección de un vientre sin marca, como si la carencia de la cicatriz que atestigua su llegada al mundo jamás hubiese sabido de heridas umbilicales. Con la nostalgia del recuerdo del primer llanto, el niño busca entre la espuma del océano la señal de su naufragio. Sabe que en el fondo del mar están todos los ombligos de aquellos que llegaron sin sollozar, y entre ellos, el suyo le espera conteniendo las lágrimas que necesita para estremecer su garganta en un grito de dolor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s